jueves, 4 de abril de 2013

Ahora mismo estoy realizando mi gran sueño. En este preciso momento soy estudiante de Química; después de creerlo imposible, después de creerme incapaz, aquí estoy, sobreviviendo. He aprendido que la felicidad no es felicidad, son momentos. Para mí, la felicidad fue el deseo, una carta, un papel, los trámites, las respuestas, el hecho de proyectarme conociendo mis debilidades. Ahora que estoy adentro, siento miedo. Nunca antes tuve tantas preocupaciones juntas sobre mi futuro. Nunca antes pude dimensionar mi estado, como un todo, ante la mirada consternada de todos los que me rodean. ¿Pero usted qué quiere hermano? Las personas hacen preguntas que para mí son casi la pregunta de la vida. Tal vez para el o para ella buscar un camino y recorrerlo sea muy fácil porque, en definitiva, es sencillo: Es conocerse. Yo no me conozco. Creo que sería muy difícil hacerlo cuando yo mismo pienso que soy un desastre.